24 mayo, 2010

duelo de patanes

24 mayo, 2010
En la mesa estábamos nueve y el apuntador. Mientras el ejecutivo exponía su tesis con palabras convincentes y llenas de fuerza, yo observaba analizando sus gestos. Era evidente que su desparpajo había sido adquirido con los años, nada de natural había en su elocuencia, sin embargo su verborrea himnótica embriagaba a más de un convocado. Marta, como pudo se zafó de su poder y logró exponer con la misma behemencia aunque con menos fuerza, justo lo contrario, como una marioneta bajaba a la palestra el punto de vista de los directivos que aunque sin estar, querían dejar su huella en aquella reunión. El apuntador se limitaba levantar acta de las intervenciones de los invitados y cuando se percibía algún incómodo silencio, aderezaba el encuentro con un poco fuego, suficiente para caldear el ambiente y seguir escribiendo. Yo observaba, simplemente observaba, mi papel aquí hoy, era el del que no habla pero parece enterarse de todo, sin embargo lo cierto es que no me enteraba de nada, ingresos netos, churm, arpu, target, VAN, redención, amortización, ni puta idea de qué estaban hablando, 5 años de cara carrera para esto, bajo la pariencia de un hombre tranquilo e inteligente en realidad había un puto inútil que nervioso y acojonado se preparaba para la guerra directiva, para el duelo empresarial, la dirección de una compáñía. A parte de la incertidumbre propia del incapaz, lo único que deseaba era seguir manteniendo mi parcela de poder en casa, mantener a la familia, ingresar mis 120 mil euros anuales + dietas, seguir con el Lexus y poder disponer de mi secretaria de la misma forma que ahora lo hacía. Y sin el menor atisbo de tristeza en un claro segundo plano quedaban la sonrisa de mi mujer que últimamente estaba demasiado abierta para llevar una vida tan aparentemente sumisa, la educación de mis hijos, para eso estaba ella y la chica y el perro, en un segundo plano quedaban los minutos perdidos y el "cariño esta noche no me esperes a cenar ". Me voy a la cama que mañana tengo junta directiva, mañana, unos mandamases más mayores que yo decidirán mi destino, mi futuro, espero que allá dónde vaya sepan que coño es eso de target, será una tarjeta de crédito?

5 comentarios:

v dijo...

tan solo tengo la "suerte" de ver a este tipo de personajes dirigirse a sus reuniones, todo trajeados y con sus absurdas y falsas sonrisas pegadas a la cara.

Se creen dueños del mundo y ni siquiera son dueños de su propia vida.

deuntrazo dijo...

Yo los pondría a todos en un torneo a lo mortal kombat.

ROY dijo...

Esta mañana he estado en una reunión en la que un importante ejecutivo en Europa de una multi - yanqui hablaba en un rápido inglés de Australia a 12 españolitos con cara de gilimemos (es decir, algunos haciendo que se enteraban de todo y otros con elocuente cara de alucinados)... Estrambótico y metafórico!
Muy bueno yayo...

Piolina dijo...

Yo no sé qué les haría...por culpa de todos los trajeados estamos como estamos...

YOYAYOYYAYA dijo...

Son las dobles vidas, o las que se crean para soportar la realidad más real, es lo que tiene el éxito. Seguro que su madre está encantada de tener un hijo que ha llegado a lo más y que sus vecinos y el cura le respeten por rebosar el cepillo hasta el borde.